LA GUERRA PALESTINO – ISRAELÍ… ¿EL DERECHO DE LA FUERZA O LA FUERZA DEL DERECHO?

Publicado: thUTCp2856UTC02bWed, 25 Feb 2009 16:56:41 +0000UTC 28, 2008 en Periodico Número 7

Realmente no entiendo…ese amor a la patria que se nos inculca desde pequeños y que se  tiene hasta que mueres, cuando en realidad el mundo se formó libre.

Muchas hipótesis o especulaciones se dan sobre el porqué del conflicto Palestino-Israelí. Unos dicen que el estado de Israel existe y se mantiene hasta ahora como potencia en el oriente, porque con ayuda del gobierno británico y yankee se logró imponer un estado en tierra donde vivía gente palestina y de otros países, que fueron desalojados y cuyas casas fueron destruidas ¿y todo por qué?. Por cuestiones histórico-religiosas, por querer estar en la “tierra prometida”. Pero, esa excusa sirve de chivo expiatorio a la causa del militarismo, colonialismo  y capitalismo yankee en especial y ahí podría usar la frase de que en realidad… la propiedad es un robo! Otros acotan  por cuestiones religiosas, que es una lucha “santa y justa”, tanto de ambos bandos: por un lado los fundamentalistas sionistas y por el otro, los islámicos.

Cualquiera que se haya ocupado un poco de historia, se habrá percatado de que en el fondo de las luchas religiosas y teológicas más abstractas, más sublimes y más ideales, hay siempre algún gran interés material. Todas las guerras de razas, de naciones, de Estados y de clases, no han tenido jamás otro objetivo que la dominación, condición y garantía necesarias de la posesión y del goce. La historia humana, desde ese punto de vista, no es más que la continuación del gran combate por la vida que, según Darwin, constituye la fe fundamental de la naturaleza orgánica*

Ahora, sean  cual sean los motivos que dieron vida a este conflicto y que aún lo mantienen vivo  – como dieron vida a las guerras que ha habido y que darán a las que habrá –siempre hacen florecer en el hombre, desde lo profundo de su animalidad, ese sentimiento patriota, que está arraigado en cada ser humano y lo hace actuar como “un perro rabioso cuando ve a otro perro que no es de su territorio”.

 No entienden que bien podrían vivir en paz ambos pueblos como uno solo– ¿y por qué no?, todos los pueblos del mundo– aprendiendo uno del otro sin leyes, ni gobiernos que los rijan. Si tan solo olvidaran las religiones absurdas y costumbres prejuiciosas, todas ellas nacidas y formadas del patriotismo–que de positivo solo tiene ese lazo de “unión” que se da un grupo, para luchar o defenderse contra otro grupo y que aún en esos mismos grupos hay pequeñas “patrias”,  para luchar entre sí–  que hacen ver en realidad, que éste lejos de ser producto de la humanidad del hombre, es al contrario, producto de su animalidad.

Pero hay algo que se olvidan estos patriotas, es el hecho de que hayan nacido aquí o allá no les hace distintos de los demás, pues todos somos iguales en la condición de seres humanos, pero no todos somos iguales en las condiciones económicas y sociales, y no es necesario mirar al extranjero para ver esas diferencias pues también somos iguales en esas desigualdades los pueblos de “aquí” o “allá”.

No es solamente luchar contra el “enemigo extranjero”(los gobiernos, no los pueblos), sino también contra el enemigo interior. Ya que suponiendo que se instaure el pueblo palestino donde  vivía, los líderes fundamentalistas se van a olvidar de su intifada y se van a volver tan opresores y reaccionarios como lo es el estado de Israel. Es por eso que hay que cortar de cabeza a esos perros o machos alfas de los líderes de ambos bandos y de todos los bandos del mundo, porque son ellos los que usan ese sentimiento patriótico – que viene con los sentimientos de religión y creencias absurdas- para manejar al pueblo a sus anchas.

Como anarquista, me opongo a la guerra ente estados o grupos élites, pues sólo suponen intereses absurdos e inhumanos, y no los intereses del pueblo, ¿o es que acaso es menester del pueblo luchar contra otro pueblo? Y si lo es ¿por qué? ¿Por principios humanos? No lo creo. Ahora, estoy a favor  de la violencia, guerra o resistencia del pueblo contra el estado y todos los estados del mundo, pues mientras éstos existan sólo significarán, desigualdad, injusticia y esclavitud.

Sucede lo mismo con la guerra que se da ahora entre Palestina e Israel: a uno se le acusa de “terrorista”, al otro de “genocida o fascista”, uno reclama su derecho “histórico” de vivir ahí, el otro de sobrevivir. Ambos tienen religiones distintas( pero en ambas, sólo se benefician los “ iluminados”) ; ambos tienen grupos de poder distintos( pero la desigualdad es la misma en ambos pueblos), uno impuso su ESTADO, el otro vive dispersado, y así son muchas las calificaciones o descripciones que les pueden dar a ambos, unas en contra y otras a favor de ellas. Pero tengo que dar mi punto de vista sobre este conflicto, el cual es el siguiente: las diferencias que hay entre Israel y Palestina, son de un abismo profundo (en infraestructura y sobre todo en armamentismo y economía) y es en ese abismo donde se ve quién tiene las de ganar, quién es David y quién es Goliat, quién usa una piedra y quién  un rifle. Es ahí donde mi poca imparcialidad- por estar yo en contra del patriotismo y la religión – acerca de este conflicto, se vuelve inerte, en donde me entra ese odio contra aquellos que bombardean día y noche a gente inocente, es ahí donde nace mi amor hacia la causa de ese pueblo (yo que indiferente y con un sentimiento de desprecio hacia aquellos fundamentalistas islámicos, quienes usan el terror para su guerra santa, matando civiles) apoyo rotundamente la auto-defensa y lucha del pueblo PALESTINO, de ese pueblo por ganar sus derechos, por todos los medios posibles que sean dirigidos hacia esos soldados de JEHOVÁ y hacia el mismo GOBIERNO de Israel , mas no al pueblo. Yo como libertario, veo como única solución-aunque es una quimera-el derrumbamiento en ambos bandos de sus ejércitos o milicias, la sepultura de sus religiones (con ellas el patriotismo) y por último e importante, la aniquilación del ESTADO y con este el fin de todas las desigualdades económicas y sociales. Sólo así podrán vivir en paz y en armonía, practicando el apoyo mutuo, el amor y la revolución. Pero como tengo que ser realista y no un soñador, sé que mientras los pueblos de Israel y Palestina- y los de todo el mundo- sigan teniendo esos prejuicios (sentimientos de odio e intolerancia) y más aun, mientras ellos sigan siendo manejados como títeres por las élites gubernamentales y económicas y no anhelen la libertad máxima -que sólo podrá ser lograda cuando todos los seres humanos sean libres en todo aspecto-, se oirán aún los gritos en ambos bandos de:NUESTRA RENDICIÓN JAMÁS LA VERÉIS, SÓLO VICTORIA O MUERTE TENDREMOS!! MATAR O MORIR!!. Y así seguirá el ESTADO de Israel imponiendo el derecho de la fuerza y Palestina la fuerza del derecho.

 

*Mijail Bakunin- “Sobre el patriotismo” Del periódico ginebrino Le Progrès, del 14 de abril de 1869

                                                                                K-go n’ DIOS -SJL    

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s