“Antisistema”

Publicado: thUTCp3027UTC09bFri, 11 Sep 2009 05:27:30 +0000UTC 28, 2008 en 533960

gringo 02

o el viejo sistema de la cacería de brujas

En la búsqueda de desacreditar y satanizar a los grupos que buscan sinceramente una salida a la crisis, la injusticia y la desigualdad, el gobierno se ha topado con la palabra de moda que aparece prostituida en todos los discursos políticos, y show mediáticos de diferentes grupos politiqueros nacionales: “ANTISISTEMA”. El término es el nuevo “cajón de sastre” donde van a caer todos los incómodos personajes e ideas que pueden afectar el status quo, pero también elementos violentos pero inocuos al sistema que por su rechazo general sirven para desacreditar las voces que pretenden un cambio sincero y humanista de las condiciones actuales .

¿Quién define infamemente qué ideas, acciones y personas entran en ese costal? Pues la más altas autoridades políticas y las instituciones mediáticas, pero ¿qué es para ellos ‘antisistema’? Es equivalente a los actos violentos y antisociales, que supuestamente ponen en peligro el orden democrático y el estado de derecho que protegen el sistema económico; estas prácticas le regalan al gobierno la argucia retórica que necesita para luego justificarse a sí mismo, su supuesta razón de ser. No obstante, ¿son estas estrategias antisistémicas verdaderamente?

El verdadero antisistema está conformado por las personas que con una actitud crítica exponen y llevan al campo del debate las fallas del sistema democrático representativo y del sistema político partidario. Son los que señalan la desproporción en la distribución de la riqueza, los que descubren el compadrazgo mafioso capitalista, que se jacta de libre mercado – pero que nunca ha sido libre, pues los individuos jamás han podido participar en él en igualdad de condiciones y sin coacción alguna. Son los antisistémicos, en fin, los que denuncia que es el capital el que subyuga al trabajo, y controla la capacidad de organización y de decisión de las personas. Demuestran, además, que este sistema, protegido por estrategias legales y de coacción, funciona gracias a las ventajas garantizadas por el Estado. Es así que el antisistema sí combate contra el orden corrupto del Estado, pero no mediante maniobras violentas y antisociales, sino a través del diálogo, la reflexión, las acciones de autogestión y la educación en libertad, en sano debate y sin brindarle a su archienemigo falaz las armas para derrotarlo, como hacen algunos y esto incluye a los grupos que se dicen socialistas, que pretenden solo cambiar de manos el poder y los grupos autoritarios, con políticas económicas veladas.

Se percibe, por eso, como paradójica la existencia de dos grupos con objetivos diametralmente distintos, pero que son inadecuadamente llamados ‘antisistémicos’: unos buscan autogobernarse y crear un modelo social libre y sin Estado; y los otros intentan con violencia solo un cambio de actores que ostentan el poder más o menos autoritario, es decir una simple rotación de privilegios que casi siempre lleva a una disminución de libertades, todos estos objetivos por de más decirlo contrarios a los que realmente persigue el antisistema.

En suma, todo lo que se instaura sinérgicamente desde el orden político es sistémico; en contraposición, toda negociación social que surge al margen del modelo político y que se opone a la estructura de poder es antisistémica. Todo acto, entonces, que pretendiendo atacar al Estado, le permita preservarse justificando su necesidad ante el pueblo atemorizado ante la violencia es, sin duda alguna, sistémico; porque le otorga al Estado erigirse como el ente regulador de la sociedad; es decir, le permite robarle a la sociedad en su conjunto su derecho a autorregularse. La violencia no es antisistema, sino motivada por el Estado para preservarse. Es así que: si lo que deseamos como sociedad es abolir este sistema desigual, plagado de privilegios, no podemos recurrir a la violencia como animales sin disyuntiva. Busquemos el camino antisistémico: el autogobierno y la autogestión horizontal, la organización igualitaria, voluntaria y no coercitiva.

Mutualista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s