La destrucción de la destrucción

Publicado: thUTCp3033UTC09bFri, 18 Sep 2009 03:33:55 +0000UTC 28, 2008 en 533960

drogas

Las drogas en la movida subte

“Las drogas añaden un elemento básico para el poder e imprimen obligatoriamente el ideario del sistema, ya que son, pese a quien pese la forma más acabada de control social, subvirtiendo el sentido de nuestras ganas de diversión (hacer cosas diferentes) y sustituyéndolo por la “obligatoriedad” de su repetición fácil y alienada (hacer siempre lo mismo)…”

En estos momentos en los cuales la realidad se nos presenta y representa como un camino rocoso, contra el cual tenemos y debemos (si queremos ser libres) desarrollar al máximo nuestras capacidades, para afrontar estos obstáculos y  así tratar de pasar hacia el otro lado donde se encuentran nuestros deseos, se puede visualizar en las individualidades y grupos alternativos-autónomos-anarquistas de Lima (sobre todo jóvenes), la constante falta de crítica a una cuestión tan importante como es el consumo de drogas. Todxs sabemos, más allá de la generalidad, que cada individuo tiene sus problemáticas particulares, pero no podemos tampoco todo el tiempo evadirnos de una realidad como ésta.

Sé que tocar estos temas en un pequeño artículo es algo bastante delicado ya que chocamos con todo un discurso de transgresión y sobre todo con las formas de diversión de muchxs, pero por algunos sucesos que han venido pasando creo que debemos abrir este debate del cual tantas veces se intenta escapar.

Aquí no estamos queriendo satanizar ni mucho menos entrar en esa dicotomía prohibicionista o antiprohibicionista planteada por lxs súbditxs del derecho civil o por lxs socialistas modernxs, sólo queremos que se empiece a cuestionar si estas formas  de ocio-consumo, que a mi entender  son un vivo reflejo  del grado de alineación y malestar al que hemos llegado, aportan en algo a nuestro relacionamiento y sobre todo a nuestra conciencia crítica, que en los momentos actuales (donde la sutileza del sistema de dominación es tan poco visible), debe estar más despierta que nunca.

La justificación que muchxs hacen de este tipo de (seudo) diversión argumentando en base a rituales chamánicos de la selva en días de Luna Llena, es un claro síntoma de que se está tratando de evadir el tema aquí referido.

La quetamina, la cocaína, la pasta base son algunas de las drogas más fuertes que andan circulando por las tocadas y otros lugares de diversión supuestamente conscientes, así  como también el alcohol, el tabaco, la marihuana entre otras, y están haciendo de estos espacios “liberados” puntos de encuentro para la distribución y comercialización de este tipo de drogas, las cuales crean zombis que danzan al ritmo de la homogeneidad dominadora. ¿Qué diferencia hay entre consumir una cerveza (de esas marcas tan conocidas) con tus amigxs antes de ir a bailar y tomar una cerveza (de esas marcas tan conocidas), antes de entrar a la tocada de “Generación Perdida”? El ocio-consumo se hace evidente.

También es necesario tratar el tema de quién distribuye dentro de los espacios “libres” para poner a tono a la gente, mientras se llena los bolsillos. Sin embargo, hasta el Estado es más condescendiente con sus consumidores y les advierte de la mierda que consumen (tabaco, alcohol) y trata de  hacer controles de sanidad  para que no se intoxiquen, ya que tienen que estar sanos para trabajar.

Esos espacios que tendrían que ser puntos de encuentro para mirarnos a los ojos, conspirar, divertirnos y sobre todo relacionarnos más profundamente está plagado de zombis apáticos y poco solidarixs (por no decir nada solidarixs).

Este consumo acrítico se podría comparar al de dos chibolxs fichxs  de Miraflores y su incapacidad de concebir una tarde libre sin ir a comprar ropa de marca. En  nuestro caso, sería el  no poder concebir una noche libre sin estar “puesto”. Así, el lenguaje repetitivo (gracioso?) en torno a las drogas ( bajadita, pedo, tiro, etc.), es reconstruir el mismo lenguaje que por ejemplo utilizarían estxs dos chibolxs de Miraflores para hablar de su ropa de marca.

Hay que ser consecuentes y no sólo quedarnos en el discurso contra la homofobia, el sexismo, el racismo o el sistema; hay que estar contra toda  forma de dominación y sobre todo contra los individuos que andan  en la vuelta y hacen de nuestros espacios lugares donde el discurso es más importante que la práctica. Estamos contra todo y hagamos de esto no una consigna, sino una práctica.

También otra forma de escapar de este debate, de la responsabilidad y compromiso con que debe ser asumido y discutido este tema, es decir: “mi cuerpo y mi mente son míos y hago con ellos lo que me parece”. Este punto de vista está errado y se desvanece desde su base. Tu cuerpo en realidad no es tuyo, sino de este sistema de dominación que te obliga a vender tu fuerza de trabajo cada día; es del Estado que controla cada paso que das, es de todos esos individuos que mandan sobre nosotrxs y que deciden a cada instante desde sus despachos sobre nuestras vidas: somos suyos física y mentalmente porque nos arrancan cada día de nuestra existencia a través del trabajo y porque se la cedemos por medio del ocio-consumo.

Nadie dudaría en boicotear cualquier marca comercial que explote niñxs, presxs, hombres y mujeres en el mundo entero, pero este discurso no vale para las mafias del narcotráfico mundial. Los que se benefician de este negocio son aquellxs que están subiendo en la pirámide: reprimen, asesinan y secuestran sin escrúpulo alguno. Con su compra alimentamos a lo peor del capitalismo que tanto criticamos, donde Estado y narcotráfico son complementarios porque ley y delito son una misma cosa.

Perú, Bolivia, Colombia son los países sudamericanos donde se podrían ver las atrocidades a las que son sometidas poblaciones enteras por parte del narcotráfico.

En fin, esos son algunos  de los puntos sobre los cuales creo debemos empezar a discutir  y sobre esa maldita necesidad que tenemos siempre de un intermediario para relacionarnos. Hagamos que nuestras  relaciones  fluyan más allá de los límites impuestos, hagamos que la solidaridad  sea más que una palabra.

No permitamos que nuestxs potenciales compañerxs se hundan, no permitamos que se llenen de mierda nuestros únicos lugares donde podemos conspirar y amarnos lo más libremente posible; despojémonos de todo esto que nos han metido desde niñxs y dejémonos de discursos y empecemos a hacer realidad nuestras palabras. La destrucción debe ser total, el caos y el conflicto constante con la vida debe darse a partir de la crítica consciente para así despertar esas pasiones instintivas que son reales en nosotrxs y no artificiales.  Seamos animales conscientes y crezcamos juntxs en la discusión y el debate siempre sincero y siempre de frente para poder demoler este mundo vacío y superficial. Seamos nosotrxs mismxs…

“Puño cerrado al enemigx, mano extendida al compañerx”

Salud y Anarquía

Nadie y Todo

Anuncios
comentarios
  1. marco dice:

    ¡muy de acuerdo!

    respeto las desiciones de los demás y sus formas de entretenerse, pero lxs libertarixs debemos mirar más allá y darnos cuenta de qué se esconde detrás de esta distribución…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s