Detrás de la media verdad de la CVR

Publicado: thUTCp3025UTC11bSat, 28 Nov 2009 03:25:32 +0000UTC 28, 2008 en 533960

¿Quién podría estar más agradecido por el fallo de la CVR? Pues,  aquel que recibió de ésta un reconocimiento a su rol institucional y a quien únicamente se le objetaron sus momentos de delirio, sus fiebres episódicas y coordinadas, sus extravíos adolescentes. Los fervientes legalistas de la CVR indicaron que el Estado peruano o sectores de él, realizaron las matanzas ochenteras, ya conocidas por todos los interesados, porque se desconoció, porque se sumergió en una profunda y sistemática laguna mental, porque se extravío de su camino y así negó su esencia. Tremenda afirmación no sorprende ya que era previsible que algo así brotase del cerebro de los rastreros de la legalidad, de los administradores de la decadencia, y además calza perfectamente con el sentido de la normalidad, ¿acaso no es una república en formación como lo decía el extraviado Basadre? Un país por hacerse, en donde convulsiona y se extravía su arquitecto por motivos de edad, de inexperiencia, de ignorancia, de pasividad de su curador, por influencia de seres malignos y no por propia mala fe o constitución estructural.

El gran problema es que el adolescente aludido, el Estado republicano como arquitecto de la nación – el fantasma de la unidad-, tiene ya 188 años y desde que salió a la luz no ha dejado de ser un granuja.  ¡No crece, no madura nuestro dios! Mientras éste, el adolescente recriminado, niega haber procedido como un pillo. Y hace tremendo berrinche por la acusación. Resulta que su voluntad desbordante incide en su presente y así no ve que su futuro está más asegurado por la legalidad si acepta el coscorrón. Ante tanta insistencia de su curador  que lo alecciona a aceptar el haber participado en un fin de semana sangriento antes que perder su chamba de cancerbero democrático, el extraviado hace amagos de sacrificar sus prendas menos suntuosas y necesarias para posibilitar su conservación detrás de la artimaña más sutil del poder: El Estado de derecho. Mecanismo que no lo anula pero sí lo mantiene replegado y dando pequeños mordiscos de continuo, y que también lo soltará para que devore a los que amenacen destruir la decadencia o intenten inaugurar una de diferente tipo (el marxismo).

«Como peruanos, nos sentimos abochornados por decir esto, pero es la verdad y tenemos la obligación de hacerla conocer. Durante años, las fuerzas del orden olvidaron que ese orden tiene como fin supremo a la persona y adoptaron una estrategia de atropello masivo de los derechos de los peruanos… Ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, torturas, masacres…conforman, por su carácter recurrente y por su amplia difusión, un patrón de violaciones de los derechos humanos que el Estado peruano y sus agentes deben reconocer para subsanar. » (CVR)

Los que conciben ingenuamente al Estado como un adolescente en formación y que, por lo tanto, piensan que necesita ser corregido y guiado, son aquellos que tienen a la metafísica platónica como matriz de desenvolvimiento – se actúa mal porque se desconoce el bien- aunque mucho de ellos sepan un pito de Platón y de metafísica. Esta los traga pero no los digiere y, por ello, luego los escupe y caen, por desgracia, para hacer más grande el problema, en la ciénaga nacional: son vomitados pero no se siente para nada excrecencia sino los iluminados que concretarán la unidad mediante la instrucción del Estado.

«Estamos convencidos de que el rescate de la verdad sobre el pasado… es una forma de acercarnos más a ese ideal de democracia… La democracia fue abandonada poco a poco por quienes no supimos defenderla… Si la verdad sirvió para desnudar el carácter efímero de una autocracia, está llamada ahora a demostrar su poderío, purificando nuestra República.» (CVR)

Este lío se renovó con la facción más ingenua de la Ilustración- J. J. Rousseau y Kant,  y hoy lo encontramos en los progres: ongneteros, legalistas, periodistas institucionales y un enorme conjunto de profesores de historia como el desaparecido J. Basadre. Sujeto que anduvo feliz con una metafísica heredada elaborando cronicones: un platónico nacionalista que intentó hacer historia y que terminó haciendo religión. Por otro lado, están los torpes pupilos de Maquiavelo y emuladores de Napoleón. Estos gozan enormemente por la desbordante ingenuidad de los legalistas (muchos de ellos sólo en el discurso) porque gracias a tal desquicio se procuran abundantes beneficios (como los quintales de oro que resultan del control de poder central ofreciendo un buen gobierno) y siguiendo las recomendaciones de don Nicolás, se hacen legalistas: ¡Se recubren los zorros con ropajes democráticos! Para que todo quede entre ellos.

Las dos partes tienen por canon perdonar por encima de todo a los que garantizan la unidad y mayor atenuante por ser el acusado un ser en formación, un adolescente, que construye el gran ser: el “Todos Uno”. Mas, como ya dije, no es un púber, ni una persona de otro tipo, sino una organización constituida por individuos que conscientes unos y la mayoría inconscientemente o llevados por su peculiar razón e interés tienen el poder de decidir sobre muchos otros, respondiendo a las órdenes que emanan de la cúspide del Estado, de las clases favorecidas por éste, y a lo heredado de su tradición (la legalidad). Cuyo objetivo es el control de la unicidad. Y, cuando se haga necesario, se presentará desnudo, cuando se ejerza la mano dura (hecho continuo pero se hace espectacular y se convierte en mercancía cuando su ferocidad produce una masacre), mostrará sus colmillos ensangrentados y la sangre ya hedionda de sus anteriores víctimas: no reparará en demoler con saña y rápidamente a su adversario: Todo por la Unidad. Esto es el Estado: no una criatura en formación sino una estructura que modifica sus tácticas pero no su esencia: el ser el instrumento máximo de la opresión.

LAR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s