“Gritos de un puquial”

Publicado: thUTCp3144UTC12bFri, 04 Dec 2009 20:44:50 +0000UTC 28, 2008 en 533960

Sobre la comercialización del agua y otras formas de dominación

Todo el planeta ha sido un espacio donde la vida libre se ha hecho posible, recientemente estos espacios han estado modificándose  por  y  para intereses que prometen una “vida mejor” que no es más que un modelo de vivir que nos establecen.

De esta manera, las ciudades se están expandiendo física y no físicamente. Así donde antes muchos  grupos humanos  vivían de una manera no tan artificial y con una débil pero importante reciprocidad con la tierra, están siendo atacados.

Sin embargo los modelos que se presentan como buenos, avanzados, desarrollados, democráticos, dignos han devastado la tierra (y las mentes) donde estas comunidades habitaban, llevando el sistema eléctrico que sólo los ha empujado a abrazar la dependencia de artefactos eléctricos y el estereotipo de vida creado por el consumismo difundido por éstas, o la educación estatal que deja de lado conocimientos propios de comunidades, el turismo que rescata bailes y arte mas no su forma de vivir que puede haber estado basada en la solidaridad y autoabastecimiento, entre otros puntos.

Como sabemos no todos los humanos viven en grandes ciudades,   pongo  el   ejemplo  de grupos humanos o comunidades que viven a lo largo de las montañas del área geográfica conocida como Churín (norte chico). Estos pueblos se formaron por pequeños pastores de haciendas o agricultores menores, aunque tienen influencia de las ciudades se desarrollaron autogestionariamente además establecen una  manera no dominadora con el entorno: no alterando el recorrido natural de las fuentes de agua que sirve y es utilizada no sólo por ellos sino también por zorros, vizcachas, perdices, pequeños pumas entre otros animales de esa zona; no contaminando dicha fuentes; formando pequeños espacios donde siembran para ellos mismos; recolección de algunas frutas propias de esa zona (como el mitu, antaj, fresa serrana) entre otras actividades…pero en los lugares donde los modelos de primer mundo están llegando, esta forma de vivir agoniza.

Ahora el agua que durante mucho tiempo la obtuvieron sin ningún sistema de tuberías, agua que emanaba de puquiales, cataratas, riachuelos pretende ser comerciada.

La mayoría se ha dedicado a la agricultura y por medio del “desarrollo” les han impulsado a pensar de la misma forma que piensa un adolescente-adulto-empresario de la ciudad, sus miras son la mayor obtención de bienes materiales en su mayoría aparatos eléctricos de última tecnología y la posesión del dinero. Por la demanda de las ciudades (en este caso de alimentos) han hecho trabajar la tierra de una forma excesiva y dominante (para abastecerla)  hasta el grado de usar químicos, y por la mayor demanda de ciertos alimentos (que son pocos) han dejado de lado otros alimentos que les eran fáciles de cultivar y más nutritivos.

El agua fue traída hasta estos campos mediante acequias construidas y administradas por la propia comunidad, ahora esta administración pretende ser efectuada por agentes ajenos a la comunidad (en otros lados directamente) pero mediante una cobranza. Así las comunidades a las que en un tiempo les incitaron a usar tuberías de agua pagaran por agua, que durante mucho tiempo alegro sus vidas, así también pagaran para regar sus chacras y para movilizar sus cosechas.

En las enormes cárceles sin barrotes llamadas ciudades donde simulan vivir los humanos civilizados, el agua no la obtienen directamente ellos mismos (porque ya ni eso pueden hacer) sino mediante sistemas de tuberías de agua, desperdiciándola en su mayoría en actividades artificiales y dominadoras como piscinas, fuentes, líquido para animales dominados, lavado de autos, caños en bares, discotecas, insumos para bebidas alcohólicas, gaseosas, pintura, maquillajes y un sin fin de productos y estructuras que les hacen más esclavos y que sustentan “el aprovechamiento” del agua. Por otro lado, está el sistema de desagües con mucha relación al sistema de tuberías sólo que aquella se encarga de contaminar el mar, matar a los peces y todo lo demás que ahí existe.

El gobierno, los ministerios, y todo el bloque de profesionales y la ideología acreditan e impulsan este modelo de “vivir” que es morir, la cuestión de oponernos a este avance no pasa sólo por gritar: “el agua no se vende” (en realidad nada debería venderse) o por esperar que algún gobernante, religioso, o partido político o grupo popular o facción nos salve, sino rechazar la comercialización de todo (árboles, frutas, plantas, bosques, animales y nuestra vida también) que sin duda son comercializados por los pensamientos civilizados producidos mediante las distintas formas de amoldamiento: colegio, universidad, tv., internet, familia, etc.  Pilares básicos de la ideología, política y comercio que hacen que, en este mundo, sea imposible vivir libremente. No debemos pensar que todo está perdido pues la tierra aun da sus frutos y pocos animales corren aun libres (¿por cuánto tiempo?).

Casos como éste y otros de mineras y represas que también se están dando en estos lugares mencionados y que están siendo rechazados por las comunidades (aunque no todas) nos ponen a pensar hasta qué punto de destrucción hemos llegado y estamos sustentando.

El problema no es que haya mucho o poco trabajo, el problema es que exista el trabajo como única forma de vivir y que se este propagando por todos lados; el problema no es que los alimentos suban de precio o bajen, el problema es que se vendan y que tengamos que depender de esa actividad para alimentarnos; el problema no es que haya basura en las calles y deban estar en los tachos, el problema es que se produzca; el problema no es que el agua se caiga al piso, el problema es que se venda, que se restrinja, que se contamine. No hay que caer en una postura de no utilización  de la tierra y el agua, en realidad sí la necesitamos pero la forma en la cual la usamos actualmente es totalmente contraria y perjudicial, todo esto debido al ambiente artificial en el que nos encontramos sumergidos y que se propaga.

La dominación tendrá que pelear una última batalla antes de consolidarse perfectamente, esta guerra ocasionará tal vez la eliminación de los espacios salvajes y de los animales libres. Y los que aún quieran ser libres, incluidos nosotros, ¿de qué lado vamos a estar? Rechazar la existencia y continuidad del dinero y de todos los sistemas que hacen posible su existencia, desacreditar, echar abajo el avance de la civilización, acercarnos, recobrar los modos de vivir libres mediante un proceso de transición (y que aún se dan en algunos lugares del mundo) con la tierra y los demás animales es reafirmarse contra la dominación. ¡Por un mundo libre y salvaje!

Dedicado a los frutos y guerreros que aun acompañan  las montañas.

Semilla A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s